Columna:  

Con los Días Contados…”

 por Sebastian Alvarez.

Diputado de la República

El mundo que hoy conocemos está en peligro, cada día la crisis climática se expresa en cambios de temperatura violentos y una megasequia que es abismante en la zona central y varias regiones que han sido declaradas en estado de emergencia. Creer que lo que le pasa al planeta no nos afecta en la Araucanía, es tapar el sol con un dedo porque esta emergencia se sentirá tanto en las ciudades como el mundo rural, trayendo un grave efecto económico, que golpeará en especial a los más vulnerables.

Hoy en Chile hablamos de “zonas de sacrificio”, por efectos de la contaminación y de una enorme falta de recursos para enfrentar el tema, la información ambiental no es fácil y escasa y cada día mueren personas y animales sin saber que son víctimas de la contaminación, la falta de agua y la desidia humana como son los incendios en la Amazonia.

Se habla de que son necesarias más leyes, más urgencias, más herramientas legales que permitan a la ciudadanía defender sus territorios, pero la base del sistema es la gente, nosotros, que en nuestros hogares sabemos poco o nada de cómo adaptarnos o mitigar, fomentando el reciclaje, la reutilización más que lo desechable, la incorporación de sistemas de energía solar domiciliaria y el uso óptimo del agua, dejando de regar veredas y autos.

Se proyecta un aumento de la temperatura, entre un 0,5 y un 1,5 % en todo el territorio nacional de cordillera a costa de norte a sur, también van a bajar las precipitaciones en al menos un 15 % en menos de 10 años. Las sequías se volverán más frecuentes y cada dos años aumentarán su duración. Entre Valparaíso y Bio Bio, los agricultores serán afectados por la falta del agua en forma dramática, lo que llevará a una perdida grande de vegetación y especies, aumentado la presencia de ratas y enfermedades como el hanta, la rabia y males cardiorrespiratorios. Además, esto traerá consigo una crisis agroalimentaria.

Más aún en el sector pesquero la sobre explotación y la destrucción de hábitats nos dejarán sin muchas especies, aumentando zonas muertas y micro algas tóxicas, el aumento en los oleajes y la intensidad y dirección de los vientos, afectarán nuestras formas de vida actual.

Todo lo anterior no es sacado de un libreto de cine-catástrofe está en el “Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático” que nos llama a entender el problema y adaptarnos al mundo que hemos destruido, hay quienes pueden llamarnos alarmistas, pero jamás mentirosos ¡, porque lo estamos viviendo todos los días.

En el congreso estamos impulsando leyes que faciliten recursos para enfrentar lo que se viene, para poder superar catástrofes como inundaciones, incendios forestales y las olas de calor y frio. Además, estamos legislando para modificar el sistema de impacto ambiental, la protección de humedales y glaciales y tener una ley marco de cambio climático.

Pero todo esto, de nada servirá sino empezamos el cambio en cada uno de nosotros, desde nuestros hogares y familia, porque en esto no hay distinción social, política ni económica, porque en este tema todos tenemos los días contados.

add comment