Es tiempo de tomarle el peso a las palabras

Es tiempo de tomarle el peso a las palabras, cuando decimos que el agua es “un vital elemento”, debemos considerar que de ella depende nuestra existencia, sin embargo, al ser autodestructivos lo que, menos hacemos es velar por su pureza, su cuidado, de forma permanente. Lo informado por el diario Austral sobre la saturación de las aguas del lago Villarrica solo viene a confirmar algo que estaba latente en la mente de muchos y hoy es una pesadilla que crece como una espantosa realidad.

Recientemente por voluntad popular asumí como diputado y mi motivación principal, es ser como prometí el “diputado del turismo”, una actividad. Con un inmenso futuro para la cual la Araucanía cuenta con todos los atributos necesarios, pero que en esencia cada uno de ellos son frágiles debido a una serie de factores determinantes, como es el cuidado del medio ambiente.

Aplaudo que las autoridades estén tomando conciencia y determinen localmente la creación de organizaciones que se sumen a las ya existentes en la defensa del patrimonio natural, pero les llamo a un ejercicio más simple y es buscar entre nosotros más que responsabilidades, soluciones, cambios de actitud de una comunidad consiente que vive y se desarrolla alrededor del lago, la base de esto es educar y hacerlo en serio, perfeccionar el tratamiento de aguas, velar por la detección de problemas antes de que ocurran, contar con las herramientas  técnicas que sean necesarias y  fiscalizar como es debido, ya que en todo lo anterior hemos fallado.

Y como siempre asumo mis responsabilidades, tras sumarme a la Comisiones de Recursos Hídricos y de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados donde trabajo para interiorizarme y sumarme a promulgar leyes que protejan aún más nuestras aguas, me comprometo junto a la comunidad a ayudar a la búsqueda de expertos, del conocimiento, de los recursos humanos y técnicos que sean necesarios que permitan a todos a sumarse a la defensa del lago Villarrica. Este es un tema país, un tema de región, de comuna, pero sobre todo de familias, de sus hijos y de todos los que debemos aprender sobre el problema para enfrentarlo y triunfar porque de ello depende nuestra existencia, es un tema “vital”

add comment