Duras criticas sobre el tema medio ambiental expreso el Diputado Sebastián Álvarez, quien solidarizo con vecinos de Labranza quienes, desde hace meses, ven angustiados como persiste el tema de contaminación que presenta el agua destinada a consumo humano.

“Este es un problema mayor que no vemos que este siendo abordado con la energía necesaria por las autoridades respectivas, por ello más allá de las autoridades sectoriales hemos convocado a la Contraloría General de la Republica para que entre al tema, analizando el trabajo y procedimiento de las autoridades en la atención de las demandas de la comunidad incluso me perece extraño que algunos análisis de las aguas las realice una empresa ligada a la empresa que entrega el sevicio , es decir, son juez y parte “.

Además, el parlamentario solicito a través de un oficio de fiscalización desde la Cámara de Diputadas y Diputados una senda investigación a través de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) a la empresa que actualmente abastece a 11.000 familias de Labranza, lo que suma aproximadamente a 50.000 personas.

Según el escrito enviado, la empresa ha operado el sistema de aguas desde el año 2000, teniendo numerosos conflictos con vecinos del sector, así como un historial de multas y procedimientos sancionatorios. Ya en el año 2005 había denuncias debido a la mala calidad del servicio y del agua potable, durante 2013, la entonces Comisión Evaluadora de Proyectos, cursó cuatro multas a ESSSI, por el máximo valor permitido por hechos reiterados, debido a un tratamiento inadecuado de las aguas servidas, contaminación por olores y una descarga ilegal de aguas servidas en un estero. El 2014 la SISS determinó suspender todo cobro tarifario debido a las reiteradas fallas en la calidad del servicio prestado por la Empresa, el año 2015 la Superintendencia de Medio Ambiente inició dos procedimientos sancionatorios contra ESSSI por reiterados incumplimientos a las medidas provisionales, en virtud de las cuales se obligó a ESSSI a realizar las obras necesarias que permitieran mantener el escurrimiento natural de las aguas del estero Botrolhue.

“Lo grave a mi juicio es que a pesar de sanciones y multas, los vecinos aun denuncian la mala calidad del agua la que no se atreven a beber, sus hijos, sus ancianos toda la comunidad se enferma y quien no puede comprar agua envasada simplemente tiene que apostar su salud, para saciar su sed, entre los años 2008 y 2017, se han cursado seis multas por 118 UTA todas por problemas relativos a la deficiencia en la calidad del servicio en la planta de tratamiento de aguas servidas de Labranza, si analizamos lo ocurrido hasta ahora, vemos como la constitución nos garantiza el derecho a vivir en un entorno libre y descontaminado, y más que cambiarla, requerimos urgentemente leyes más estrictas, más fiscalizadores, aumentar las multas, y sanciones efectivas para aquellos que infringen la ley, hoy en Chile están sanciones son débiles y estamos a merced de delincuentes y en esto el tema medioambiental es el mejor ejemplo”, sentenció el legislador.

Como antecedente:

Desde el año 2019 han continuado las denuncias contra esta empresa por parte de los vecinos, principalmente por los siguientes hechos, descritos también en un oficio de la SISS del 13 de agosto dirigido al diputado Ricardo Celis Araya:

a) Vertidos de aguas servidas crudas al estero Botrolhue, producto del rebase de recolectores de aguas servidas debido a las lluvias. Esto se ha registrado igualmente en la vía pública.

b) Aspersiones de aguas servidas sobre las viviendas próximas a la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de Labranza, principalmente durante 2019. El fenómeno de estas manchas en las casas aledañas no ha podido ser acreditada hasta ahora como un hecho imputable a la empresa.

c) Denuncias por turbiedad y contaminación del agua potable en Labranza entre junio y agosto. Relacionado con esto se encuentra una serie de denuncias que involucraría al menos a 159 personas que fueron atendidos en el Cesfam Labranza con síntomas de problemas estomacales.

La manera en la que se ha enfrentado administrativamente este último caso es una de las razones principales que fundamenta esta petición, esto porque el oficio de la SISS, presenta una serie de hechos que podrían ser irregulares, tales como:

a) Se mencionan problemas administrativos que han afectado el levantamiento de pruebas, los que habrían impedido la identificación apropiada del agente etiológico que habría estado detrás de las intoxicaciones aludidas por parte de la Seremi de Salud. Citando a la SISS:

“No se logró confirmar el agente etiológico. Ello implica que dada la naturaleza telefónica de la encuesta y a la falta de análisis microbiológico de los presuntos pacientes, no se pudo identificar el organismo patógeno que habría causado la indigestión y tampoco relacionarla con una fuente común de contagio”.
Sin embargo, los análisis de turbiedad del agua realizados por la Seremi de Salud, al haber detectado tres muestras contaminadas con bacterias

coliformes, sirvieron como base para un sumario en curso destinado a conocer la fuente de la contaminación.

b) Posible registro inadecuado de las denuncias. Los vecinos aseguran haber hecho llamados masivos a la SISS y a la empresa denunciando la contaminación del agua, sin embargo, el registro de la SISS no incluye una cantidad semejante.

c) Podría haber un conflicto de interés en uno de los laboratorios que son denominados como “externos” en la descripción de las acciones llevadas a cabo por la SISS. Esto porque se menciona al laboratorio Hidrolab como un laboratorio externo que verificara la posible contaminación o turbiedad del agua denunciada por los vecinos entre junio y agosto de 2020. Sin embargo, este laboratorio pertenece al mismo holding empresarial que ESSSI S.A., siendo controlado por los mismos dueños, tal como lo menciona la misma empresa.

Estos hechos han significado angustia y desconfianza de parte de la población de Labranza, que como se ha expuesto, ha tenido que convivir con una serie de irregularidades de ESSSI S.A. por varios años. Por esto se considera relevante hacer una revisión de los procedimientos sancionatorios y de fiscalización llevados a cabo por la SISS y la autoridad sanitaria en relación a ESSSI S.A., dado los persistentes problemas que han enfrentado los vecinos.