El diputado de los imanes

A fines del pasado milenio, el ahora diputado de Evópoli, Sebastián Álvarez, llegó junto a su familia a vivir a Pucón con una cosa clara: su vida no volvería a ser la misma.

Siendo un escéptico total, pasó los primeros cinco años en Pucón observando la cantidad de formas con las que se podía curar una enfermedad o prevenirla. “Yo venía del paradigma tradicional de la medicina, pero llegué a un lugar donde habían muchos tipos de medicina. Está la mapuche, el reiki, la medicina china, la acupuntura”, relató el parlamentario a ADN.

El momento del cambio fue entre el 2005 y 2006, cuando una fuerte sinusitis incluso le impidió hacer su vida de manera normal. Por más que yo me tratara con los típicos antibióticos nada resultaba. Hasta que alguien me recomendó la medicina china y al cabo de un par de meses me sentí mucho mejor”.

El inicio en los imanes

“Hace 4 años tome la determinación de tomar esto como preventivo”, relata Sebastián Álvarez, quien al menos una vez al año realiza un ‘reseteo’ o tratamiento con imanes.

“El ser humano está compuesto de energía y lo que hace todos estos tratamientos alternativos es recomponer tu energía interior que te da la vitalidad. (…) Te olvidas del colon irritable, de los malestares, de los dolores de cabeza, del stress. Es un tema que hemos iniciado como familia, mi señora y mis hijos” agregó.

Un cambio de vida que también lo quiere llevar al Congreso Nacional para agregar al código sanitario la medicina alternativa. “Tiene que ser para todos. En la medida que entendemos que la medicina preventiva permite descongestionar los hospitales y consultorios vamos a contribuir a mejorar la salud pública”, explicó.

Además dice que la idea de reconocer este tipo de medicina en el código sanitario es que se transparente también quienes son los que prestan estos servicios. “Si tenemos un catastro nacional de quienes prestan este servicio y están certificados, se le puede entregar un beneficio a la comunidad en esta línea”.

add comment