“Que Ignorantes Fuimos “.

Lugares mágicos para descubrir ranas, hacer pasteles de barro y escalar árboles. Inesperadamente, los “pantanos” de nuestra niñez, fueron devorados por el progreso que los secó y sobre ellos se levantaron edificaciones que hoy se alzan con más de algún problema de “humedad”.

Y esa es la palabra clave, que queremos explicar; ya que los humedales, son una reserva natural de agua para nuestro planeta, en términos medio ambientales, son el reservorio de agua, son como una “Esponja” que sirven para sostener en caso de crecidas de caudales el agua que muchas veces termina generando inundaciones. Son un elemento fundamental de los ecosistemas, Son el lugar donde muchas aves migratorias establecen una reparadora pausa para poder continuar su viaje entre continentes.

Hoy, la ciencia nos demuestra que los humedales son claves y estratégicos para el desarrollo de la humanidad, siendo decretado desde 1971, por organismos internacionales el 02 de febrero como El Día Mundial de los Humedales. En nuestra amada region los encontramos cerca de los ríos y lagos, cubiertos de mallines y bosques, siendo un ejemplo de gran belleza la zona de lago Budi. Sin embargo, estos espacios, siempre están amenazados por la ignorancia de quienes creen que el dinero es más importante, y no entienden que el calentamiento global, es una amenaza para todos y que debemos enfrentarlo unidos con inteligencia, cuidando cada centímetro de este edén que nos dejó el creador.

Por ello, me siento orgulloso de formar parte de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados donde el miércoles 23 de enero pasado logramos aprobar el proyecto de Ley de Protección de Humedales Urbanos, entregando decididamente un resguardo legal a estos cuerpos de agua, prohibiendo cualquier tipo de edificación o construcción sobre ellos y alrededor de su polígono de influencia. Unidos desde los distintos partidos políticos, dimos un gran paso para nuestro país y para nuestra Araucanía. Hoy los humedales tendrán protección legal, para revertir la ignorancia y la ambición, tenemos que aprender a convivir con los humedales, a incorporarlos a los espacios urbanos, comprendiendo que más que un “pantano”, son un recurso vital para el desarrollo de las ciudades, por lo que la planificación urbana territorial, el diseño de proyectos inmobiliarios, debe incorporarlos como un atractivo, algo que ya muchos países en el mundo lo están haciendo.
Más aún, si consideramos, lamentables situaciones ocurridas en nuestra zona lacustre, debemos tener presente, que según la nueva Ley de Delitos Ambientales podrán pagar con cárcel la vulneración de estas zonas estratégicas para el sustento de la Humanidad. Tenemos que seguir haciendo la pega ambiental y aprender que los antiguos pantanos son los Benditos Humedales que permiten resguardar los ecosistemas. Dejemos atrás la ignorancia y aprendamos a valorar nuestras riquezas .

add comment