PROPONEMOS FORTALECER LAS ORGANIZACIONES VECINALES ANTE AUMENTO DE LA DELINCUENCIA

Apuntamos a dar mayor protagonismo a los Comités Vecinales de Seguridad Ciudadana y a las Juntas de Vigilancia Rural

Aumentar la participación de la comunidad local en la seguridad ciudadana y fortalecer el rol de los comités vecinales de seguridad en La Araucanía, es el objetivo que busca una iniciativa del Diputado Sebastián Álvarez, respondiendo a la grave situación de criminalidad especialmente vinculada al narcotráfico que viven los barrios y localidades rurales

“La gente no se siente segura, y las policías no dan abasto, así que es necesario fortalecer el rol de los comités de vivienda de seguridad ciudadana y de las juntas de vigilancia rural” señaló el parlamentario, quien agregó que “el crimen organizado y el narcotráfico diariamente recluta a los jóvenes más vulnerables con promesas de rápidas y siderales ganancias, por eso, ingresaremos en el congreso un proyecto de ley que busca que uno o dos representantes de los comités de seguridad vecinal, junto con las juntas de vecinos que tengan estos comités, y las juntas de vigilancia rural, tengan derecho a participar del consejo comunal de seguridad publica”, explicó Álvarez.

El parlamentario recordó que todos los indicadores sobre el tema de la delincuencia y la violencia en La Araucanía son muy malos. Así, mientras la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana 2020 señala que la percepción de aumento de la delincuencia llegó a 84,3% creciendo en más de dos puntos, el barómetro del conflicto de la Multigremial habla de que en la región hubo más de 172 denuncias el año pasado, con un incremento de un 42% respecto del 2019.

Según Sebastián Álvarez, en La Araucanía y en los barrios que ha visitado, “el dato, la denuncia rápida de los vecinos, no debe menospreciarse, pues gracias a ellos el microtráfico ha sido detectado en más de una ocasión. Por ello, los capos del delito intentan comprar comunidades enteras y ahí entra nuestra idea del involucramiento activo de barrios organizados y participativos en la disminución de hechos delictivos, haciendo énfasis en el carácter de corresponsabilidad de la seguridad entre ciudadanos y Estado, específicamente en el aspecto de la participación.