Gallinita de los Huevos de Oro

Desde hace más de 60 años el turismo es un fenómeno que evoluciona a nivel mundial con un número cada vez más creciente de personas que como ciudadanos del mundo, lo recorren, aprendiendo no solo de sus bellezas, sino de la necesidad de proteger la flora y fauna, lo que estamos aprendiendo como aldea global, generando de paso ganancias por 1.260 billones de dólares.

Esta es una industria de gran proyección, pero muy sensible y frágil, que emplea al 10% de los trabajadores del planeta. Es sensible y aduce sentimientos porque le afectan las malas imágenes, como son los hechos de violencia, la lenta reconstrucción del Mercado Municipal, la delincuencia y estafa hacia los visitantes. Es frágil porque los problemas ambientales como la contaminación del aire, de los ríos y lagos, la muerte de las araucarias, los incendios forestales y la basura pueden pasarle la cuenta y terminar matando la gallinita de los huevos de oro, por lo tanto, su sustentabilidad está íntimamente ligada al cuidado que le debemos dar entre todos.

Además, esta industria se funda en Experiencias y esas las generan las personas, los seres humanos, por ello el respeto a la comunidad local y la cultura originaria son claves en nuestra región, como también el valorar la ruralidad como parte de la oferta con identidad, que debe ser integrada con algún reglamento legal que las reconozca.

De la misma forma, de la mano de la tecnología de punta que entregan las plataformas de las redes sociales, debemos buscar la forma de ordenar la oferta actual que, frente a la Ley de Turismo vigente, se transforman en un mercado negro que afecta la oferta de alojamiento formal registrada en SERNATUR. También es imperativo fomentar la creación de Zonas de Interés Turístico, a la vez de brindar un carácter de protección medio ambiental a las que sean declaradas para asi potenciar todos los atractivos geográficos insuperables, nuestros verdaderos tesoros humanos, la cosmovisión del pueblo Mapuche y naturaleza originaria, que todos se muestran dignos de ver y compartir, tanto con el turista nacional, como con el extranjero.

En este día mundial del turismo es oportuno mirar al pasado, hacer un homenaje a aquellos emprendedores de ayer, hoy y siempre, los que partieron con un modesto albergue, con una canasta y hoy son un gran ejemplo de prosperidad, ellos, nos mostraron la senda. como parlamentario me comprometo a legislar para mejorar y actualizar la legislación vigente y así cuidad y fomentar para el futuro esta industria naciente.

Sebastián Alvarez Ramírez

Diputado de la Republica

 

 

Leave a Reply